x

Una segunda oportunidad de 695 metros

15 julio, 2015

A Ana Martín sólo le faltaron exactamente 695 metros para concluir el Maratón Valencia Trinidad Alfonso del 2014. No son más que unos metros y después de 41 kilómetros parecen poca cosa, pero Ana no pudo más. Su cuerpo dijo basta: “Lo último que recuerdo es ver el GPS parado en 41 kilómetros y medio. Cuando me desperté estaba en un sitio que no conocía y habían pasado 4 horas.” Le faltaban menos de 700 metros y no pudo acabar el maratón. Pero ahora tiene un reto: lograr la gesta.

Ana Martín es una periodista alicantina que comenzó a correr tras una decepción laboral: “Siempre me había gustado correr. Empecé poco a poco. Pero tras mi primer Medio Maratón de Santa Pola me decidí a correr un maratón.” La ciudad le encanta y el circuito del Maratón Valencia Trinidad Alfonso es más que propicio para el runner por la poca diferencia de altura a lo largo de los más de 42 kilómetros del recorrido. De esta forma, Ana comenzó a prepararse durante el verano corriendo más de 70 kilómetros semanales y soportando altas temperaturas.

El día de la prueba Ana estaba calmada. Era un reto para el que se había preparado durante mucho tiempo y no había nada que pudiera impedir que lo lograra. “Pasé el kilómetro 22 y superé el muro. Iba muy bien. El ambiente era increíble, había mucha gente animando y eso siempre ayuda al corredor.” Sin embargo, a partir del kilómetro 31 empezaron a llegar los calambres típicos de la deshidratación. A Ana cada vez le costaba más avanzar pero poco a poco veía que la meta estaba más cerca y que las piernas seguían aguantando. “Me hidrataba poco a poco y la gente seguía animando. Llegados a este punto el público gritaba mi nombre aunque no me conocieran, porque en los dorsales pone el nombre de la persona que lo lleva

Ana_Martin_Maraton2

Empezó a ver la moqueta azul. Cada paso que daba estaba más cerca de la gloria. Iba a acabar un maratón. Solo había una cosa que pudiera pararla, ella misma. A falta de menos de un kilómetro para la conclusión, perdió el conocimiento y tuvieron que atenderle los servicios médicos. Su cuerpo no dio para más. Fruto de la deshidratación tuvo que poner fin a su reto cuando ya veía la meta.

Solo tengo palabras de agradecimiento para los aficionados y los servicios médicos porque no me di ni un golpe ni tampoco me hice ningún rasguño.” De hecho, Ana lleva desde ese fatídico día buscando a través de vídeos y fotos a los responsables de que no le pasara nada en el momento de su desfallecimiento, para agradecerles la atención que le prestaron, aunque no ha podido saber quiénes fueron.

Tras unas horas en el hospital, Ana salió de él prometiéndose que a partir de ese momento solo iba a correr medias maratones. Pero con un matiz. En su mente rondaba ya un pensamiento que se había convertido en algo ya personal: acabar el Maratón Valencia Trinidad Alfonso. Con ese objetivo fijo, logró acabar su primer maratón en la 260WM de Mallorca en marzo de 2015. Allí fue recibida por la primera mujer maratoniana que consiguió concluir la carrera de Boston en 1967, Kathrine Switzer.

Ana_Martin_Mallorca

Ahora Valencia ya no le da miedo. Solo respeto. Y con un maratón acabado ya se plantea incluso objetivo de tiempo: “Me gustaría acabarlo en menos de 4 horas, pero –con los pies en la tierra- lo importante es acabar.” Lo mejor del Maratón de Valencia es que el ambiente es “mágico”, según la propia Ana Martín. De hecho, nos confiesa que incluso hay veces que “sueña” literalmente en que entra por la moqueta azul colocada sobre el lago de la Ciudad de las Artes y las Ciencias y cruza la línea de meta.

La vida siempre da segundas oportunidades y Ana Martín la tendrá el próximo 15 de noviembre.

Noticias relacionadas

Política de cookies
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si está conforme con ello, pulse ACEPTAR. Si no lo hace, es posible que la página web no cargue todas sus funcionalidades. Para más información, puede consultar nuestra política de cookies pinchando en el enlace.

Aceptar