x

17/42: Vicente halló en su hijo Juan el compañero perfecto

1 junio, 2016

Vicente Cerverón todavía se emociona cuando recuerda su paso bajo el arco de llegada del Maratón Valencia Trinidad Alfonso. A su lado entró su hijo Juan. Le dobla la edad pero ha encontrado en él a su compañero ideal: «Espero seguir corriendo muchos años más, como estupendos amigos veteranos que siguen corriendo con 60 o casi 70 primaveras».

Ya han confirmado su participación en la 36 edición de la prueba reina del atletismo popular el próximo 20 de noviembre: «En principio pensamos que con una ya era bastante pero nos entró el gusanillo y nos inscribimos. El objetivo este año es sufrir un poco menos y a ver si podemos completarla en cuatro horas y media».

Aunque Juan fue su principal sustento durante los 42.195 metros, sintió el cariño de los suyos y dio zancadas al ritmo de amigos: «Estuvimos acompañados en diversos tramos por buenos compañeros y también por mi otro hijo. En muchos puntos nos encontramos a familiares que nos daban apoyo».

Además, pudo compartir su experiencia casi en directo al igual que atletas de élite gracias a las nuevas tecnologías: «Juan, que iba un poco más sobrado que yo, iba retransmitiéndolo en directo por algunas redes sociales e iba enviando mensajes instantáneos». Las palabras y los gestos acumulados durante el trazado se transformaron en gasolina para superar la barrera del kilómetro 30: «Sufrimos muchísimo a partir de ahí. También era el primer maratón de mi hijo, pero perseveramos y terminamos en poco más de cinco horas».

Ese fue el tiempo en el que con 49 años este profesor de ingeniería en la Universitat de València completó su primer maratón y dio la razón a Rubén Picazo, su entrenador. «Él creyó desde el principio que podía hacerlo, me recomendó que fuera a mi ritmo. El resto de compañeros del grupo supongo que alucinaron», comenta Vicente justo en el momento en el que se acuerda de su primer preparador, Jesús Sanchis Trobat: «Era un maestro del atletismo que ya se jubiló y que lamentablemente murió el mes pasado». El siguiente maratón también irá por él».

Vicente, además de correr, ha realizado una curiosa clasificación de los corredores: «Están los atletas, que van como fieras; los atletas populares, deportistas con condiciones que completan fácilmente entre cuatro y cinco minutos el kilómetro y los auténticos corredores populares que son aquellos no tan dotados que esforzándose hacen entre cinco y seis minutos el kilómetro en carreras relativamente cortas. Este último es mi grupo». Eso sí, presume al recordar: «Aunque parezca poco es más que algunos jóvenes y mucho más que los que se quedan en casa».

17

*Historia publicada originalmente en el diario Las Provincias.

Puedes descubrir todas las Historias de 42.195KM en este enlace

Noticias relacionadas

Política de cookies
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si está conforme con ello, pulse ACEPTAR. Si no lo hace, es posible que la página web no cargue todas sus funcionalidades. Para más información, puede consultar nuestra política de cookies pinchando en el enlace.

Aceptar