x

Toni Lastra: así era el ‘alma máter’ del Maratón y las carreras populares

23 junio, 2015

La pérdida de Toni Lastra deja huérfano al atletismo popular valenciano. El padre de las carreras en nuestra Valencia Ciudad del Running nos dejó el pasado martes compartiendo un almuerzo junto a otros socios de su adorada SD Correcaminos y otros corredores. Un infarto se llevó su último suspiro, posiblemente, compartiendo como tantas y tantas veces alguna anécdota de corredores.

Fue en L’Eliana, donde se marchó a vivir después de que su mujer falleciera, para disfrutar del monte. Hacía años que el paso del tiempo ya no le dejaba practicar su gran pasión correr. «Hay que seguir corriendo, aunque yo desgraciadamente ya no puedo hacerlo, hay que seguir corriendo», recuerda en el documental Valencia Ciudad del Running. Fue un corredor incansable… aunque llegó tarde a esta pasión.

Alfredo de Ibarra y Toni Lastra.
Alfredo de Ibarra y Toni Lastra.

«Tenía 50 años. Fumaba y estaba muy gordo, pero un día salió del cine de ver la película Running de Michael Douglas y lo tuvo claro: quiero ser corredor«, confiesa Alfredo de Ibarra, amigo y compañero durante muchos años. El protagonista de esa película, un corredor de maratón llamado Michael Andropolis daría nombre, posiblemente, a su columna semanal en el diario Las Provincias: «La columna de Andrópolis». Más de 20 años escribiendo consejos, anécdotas e historias sobre carreras populares. «Entonces no había ni revistas, ni webs, ni blogs… Y Toni Lastra era auténtico y genuino. Un líder natural. La gente tenía devoción por su figura«, relata Fernando Miñana, periodista de Las Provincias y corredor. De aquellas columnas que formaron corredores en ciernes acabaron naciendo tres libros recopilatorios… y alguna broma de amigos.

Presentación de un libro de Toni Lastra (Foto Las Provincias)
Presentación de un libro de Toni Lastra (Foto Las Provincias)

«Nosotros les llamábamos ‘La Calumnia de Andrópolis«, rememora Javi Egea, otro de los clásicos de Correcaminos. «Recuerdo que corriendo el Maratón de Boston, un maratoniano me vio con la camiseta de Correcaminos y solo fue capaz de decirme: ¿España? Toni Lastra«. Así era la figura de Toni, un apasionado que llevó a este histórico club allá donde había una carrera. «Fuimos a Boston, pero también a Niágara, Budapest, Brujas, Roma, Rotterdam… y Londres, donde Toni firmó su 2:48 en el Maratón del que siempre presumía«, añade De Ibarra, y es que en cualquier tertulia y charla entre corredores «siempre le asaltaba con la misma pregunta: ¿Pero tú que marca tienes?«.

Y a sus 50 años empezó a correr. A correr todas las carreras. A correr todos los días. «Recuerdo una vez que me dijo que llevaba corriendo 3 años sin parar un solo día. Ni Navidad, ni Año Nuevo, ni uno«, relata Carlos Egea, periodista y socio de Correcaminos. Su hermano Javi añadie: «Su pasión por correr empezó a ser tan grande, que yo creo que lo despidieron de la cristalería donde trabajaba por este motivo». «Se jugaba el puesto cuando a los 20 corredores que entrenábamos los sábados nos colaba en la fábrica para ducharnos«, añade Alfredo. Ahora las empresas, curiosamente, crean grupos y equipos de running para fomentar la unión entre sus trabajadores. Eran otros tiempos.

Después empezaría a trabajar junto Alfredo de Ibarra como representantes de la firma Kappa, ya siempre ligados al deporte, desde aquel día en el que Toni Lastra, Miguel Pellicer, Alfredo de Ibarra y otros amantes del deporte fundaron la Sociedad Deportiva Correcaminos en la Cafetería Danubio. La primera cita fueron las ’24 horas de footing’. Luego llegó cualquier tipo de iniciativa relacionada con correr. «Entraba en una habituación, decía he tenido una idea… y todo el mundo le prestaba atención. Llegaron incluso a hacer una carrera nocturna por la playa y se tuvieron que inventar unas antorchas«, recuerda Miñana sobre Lastra, al que siempre llamaba «Mi Maestro».

Junto a los compañeros de Correcaminos celebrando récord de inscritos: 3
Junto a los compañeros de Correcaminos celebrando récord de inscritos en Maratón: 3.471

Como maestro fue para todos los corredores populares que se acercaron a su figura, sobre todo los de ese ‘grupo salvaje» del club que se reunía los sábados. «Cuando el Maratón era en febrero, hacíamos un entrenamiento de Segorbe a Serra. Le llamábamos la Transcalderona y solo íbamos 15 o 20 corredores. Parando cada 45 minutos para avituallamiento. Me impactó que Toni Lastra nos recibiera al final con champán bien frío y unas Trufas Martínez al final», hace memoria Álex Aparicio, corredor y organizador del 10K Valencia o Ekiden. «Admiraba a cualquier corredor popular como cualquiera de nosotros le admiraba a él. Hizo una labor de apostolado en estas pruebas populares«, incide.

«Fue el alma máter de todo lo que hoy conocemos en Valencia, el que trabajó y creyó junto a otras personas en lo que hoy disfrutamos«, dice también su amigo y compañero Paco Borao, presidente de la SD Correcaminos y de la AIMS. «Como yo digo, presidentes en este club ha habido varios, pero El Presidente siempre será Toni Lastra. Un icono del Maratón en Valencia y en España«.

Y así le recordamos. Descansa en Paz, Toni Lastra.

Maraton Valencia, toni lastra

 

 

Noticias relacionadas

Política de cookies
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si está conforme con ello, pulse ACEPTAR. Si no lo hace, es posible que la página web no cargue todas sus funcionalidades. Para más información, puede consultar nuestra política de cookies pinchando en el enlace.

Aceptar