x

La segunda oportunidad de la guerrera Eva

31 mayo, 2017

Eva Martínez se sentará hoy ante su tarta de cumpleaños. Antes de soplar las 35 velas, cerrará los ojos y pedirá un deseo. Quizás sea concluir un sueño que el año pasado se quedó casi a la mitad. Debutaba en el Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP pero una lesión en el kilómetro 24 le obligó a retirarse: «En junio de 2016 me caí de la bici y me rompí la clavícula. Al no poder hacer ciclismo me dediqué a correr. Me sentía fuerte». Eva había encontrado en la prueba reina del atletismo una gran válvula de escape: «Mi intención era bajar de las cuatro horas, incluso más, tenía una media de 5:20 en tiradas largas. Estaba motivada». Sin embargo, otra lesión se interpuso en su camino: «Cuando faltaba un mes pisé un bordillo en un entrenamiento y me hice un esguince. Empecé con la rehabilitación y cuidándome me fui encontrando mejor, hasta que en el entrenamiento de los 30 kilómetros me noté dolor».

eva martinez historias maraton valencia

Con cuidado pero con ganas llegó el día de la gran prueba: «Salí junto a dos compañeros del Redolat Team, mi equipo. Pese a su motivación no me sentía cómoda, ellos me dijeron que caminara un poco, que me esperaban pero les dije que continuaran. En el kilómetro 24 a la altura de la Alameda, paré». Una decisión que su tobillo agradecería: «Si hubiera forzado no estaría tan bien ahora porque el tiempo de recuperación habría sido más largo». Eva admira a su entrenador, José Antonio Redolat, en quien también encuentra un motivador: «Lo pasé mal pero él me dijo que volvería más fuerte».

El deporte tiene una gran importancia para Eva: «Es mucho más que una afición, además de mi trabajo, es toda mi vida. Mi entorno está vinculado al atletismo y las actividades que hago también». Fue en el deporte donde encontró un motivo para seguir viviendo tras un duro golpe: «Mi madre falleció muy rápido y mi padre ya nos había dejado cuando yo era jovencita. La pérdida de ambos fue muy dolorosa. El deporte es el mejor antidepresivo que existe».

De hecho dedicó a su madre su primer medio Ironman: «Yo hacía triatlones y ella siempre venía a animarme. Cuando murió pensé qué podría hacer para que se sintiera orgullosa. Di un paso más y justo un año después de su muerte lo hice». Eva Martínez nunca olvidará el 3 de octubre de 2015 cuando completó los 1.900 metros a nado, 90 kilómetros en bicicleta y 21 de carrera a pie del Medio Ironman en el Massis de Antella en honor a su madre, quién también estará en su memoria el próximo 19 de noviembre.

Historia publicada en Las Provincias

Noticias relacionadas

Política de cookies
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si está conforme con ello, pulse ACEPTAR. Si no lo hace, es posible que la página web no cargue todas sus funcionalidades. Para más información, puede consultar nuestra política de cookies pinchando en el enlace.

Aceptar