x

José, de Ciudad de México a Valencia a por su 29º maratón

25 octubre, 2018

José Lechuga (Ciudad de México, 1977) corrió sus primeros 42.195 metros en Chicago. Fue en 2011. Hacía sólo seis meses que había debutado en una 10K. «Desde entonces he estado en 28 maratones. He corrido en Berlín, Madrid, París, Roma, Nueva York, Miami, Disney, San Diego, San Francisco, Los Ángeles, Austin, Marine Corps y Mr. Charleston», recuerda. El próximo 2 de diciembre su meta es el Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP.

José, de Ciudad de México a Valencia a por su 29º maratón

«Estaba hablando con mi esposa y como no me inscribí a Berlín para 2018 pensamos en alguna opción para viajar el último cuarto del año a Europa. Valencia nos pareció una gran alternativa. Además no conocemos la ciudad y nos pareció una gran idea», afirma este abogado quien no conoce a nadie que haya corrido en esta prueba con etiqueta de oro de la IAAF pero de la que ha encontrado muy buenas referencias: «He visto vídeos del recorrido en internet y me parece muy rápido con un gran ambiente».

Hasta el sueño de Valencia le acompañarán su esposa y su hija Natalia, de once meses: «Aprovecharemos para hacer turismo y posteriormente viajaremos a París y a Roma», apunta José, quien trabaja como director de asuntos legales de una empresa que se dedica al ensamble y comercialización de camiones y tractocamiones.

Al otro lado del océano, en México, también son cada vez más los que se animan a calzarse las deportivas y salir a rodar. «Hay carreras todos los fines de semana y los equipos o clubes se multiplican cada año», comenta José, quien reconoce que nunca pensó que sería uno de esos locos de la carrera a pie: «Soy de esas personas que en su momento criticaba a los atletas populares, inclusive acompañé a un amigo a que participara en un maratón y recuerdo que me burlaba de todos. Ahora correr forma parte de mi vida».

Este mexicano podrá ver in situ el esfuerzo de la organización de la prueba reina de Valencia, y de la media que se disputa la próxima semana por ser más ecológicos. La bolsa que recibirá José al recoger los obsequios donados por los diferentes patrocinadores no será de plástico: este año se usarán otras de materiales textiles que puedan reutilizarse. Esto supone un ahorro aproximado de 500 kilos de dióxido de carbono.

Noticias relacionadas

Política de cookies
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestrapolítica de cookies, pinche el enlace para mayor información.