Política de cookies
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

X

Un maratón por el décimo aniversario de Nelson

17 mayo, 2017

El próximo 19 de noviembre en el kilómetro 40 del Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP, Nelson estará pendiente del paso de su padre. Xavi correrá sus séptimos 42.195 metros, pero estos tendrán un sabor especial: «En 2007 empecé con el proceso de adopción de mi hijo, aunque practicaba natación necesitaba algo más para que la espera se me hiciera un poco menos pesada. En 2008 disputé mi primera prueba, la Volta a Peu».

Entre entrenamientos, carreras y formularios llegó el 2010. Iba a ser su año: «Debuté en el maratón de Valencia en febrero y en noviembre me fui a Costa de Marfil a conocer al que tiempo después iba a ser mi hijo». Tras un largo proceso de adopción de tres años, -«si en una familia de las denominadas tradicionales ya es complicado, imagínate monoparental»- este vecino del Puerto de Sagunto afincado en Valencia, recibía en sus brazos el mayor regalo que le había dado la vida: «Nelson. Ya tenía decidido el nombre, hace años visité Sudáfrica y estuve en la celda donde cumplió pena Mandela y me prometí que si alguna vez tenía un hijo lo llamaría como él. Y mira qué casualidad que además ha sido de su mismo continente». En 2011, se lanzó a por otro sueño: «Corrí el maratón de Nueva York». En esa, su segunda gran prueba grande del atletismo popular, empezó a experimentar el giro que estaba dando su vida: «Compaginar el trabajo, con entrenamientos, la educación de Nelson, los deberes, haces puzzles con el tiempo, pero es una sensación maravillosa». Su pequeño, de ahora nueve años, lleva en su nombre la gran carga simbólica del activista sudafricano. Xavi Lluch además le intenta transmitir los valores del deporte: «Lo apunté al Valencia Sport porque él también quería, este año ha sido campeón provincial de 60 metros lisos. Que le animara a practicar atletismo no es casualidad, en las pistas, en las competiciones, los padres animan casi más al último que al primero. Es un deporte maravilloso».

En 2017, siete años después de su primer maratón, Xavi quiere superarse a sí mismo: «Mi intención es bajar de las 2 horas 56 minutos ya que es mi mejor marca». La que nunca olvidará será la de su primera vez ya que la tiene grabada en la piel: «Me hice un tatuaje con mis iniciales, las 3 horas 18 y el año. El 2010, en el que Nelson me cambió la vida».

Historia publicada en Las Provincias